diumenge, 11 d’abril de 2010

Texto rojo.


Una carrera interesante

Salía de los boxes para hacer la última vuelta de calentamiento antes de que empezara la carrera. Iba de un lado a otro para que los neumáticos se adhirieran al asfalto de la pista. Estaba llegando a la última recta, mientras el equipo Ferrari, me animaba y yo, cada vez me entusiasmaba más de estar con esa carrocería. Al llegar a la salida, me puse en el puesto que me pertenecía, la posición 15, no muy buena, ya que había 22 participantes. Cuando todos estaban en su posición, empezó la cuenta atrás para dar la salida y a medida que se iba acercando la salida, se oían con más pasión los motores de todos los otros participantes. Poco a poco iba viendo cómo se acercaba la hora de arrancar y yo cada vez estaba más nervioso y sólo pensaba en cuando viera la luz verde, arrancar a tope y hacerlo lo mejor posible. Así fue, arranqué e iba subiendo posiciones hasta que me coloqué detrás del quinto. En ese instante me comunicaron que había habido un choque detrás mío y que aprovechara para coger ventaja, y así lo hice, aceleré y tras unas duras 10 vueltas conseguí adelantar y me coloqué cuarto. A las dos vueltas siguientes me comunicaron que ya estaban listos para cuando quisiera entrar a boxees. Les comuniqué que a la próxima vuelta entraba y por el auricular sentía cómo todo el mundo se ponía en posición para cuando llegara a los boxees intentar tardar lo mínimo en la parada. Me puse en el carril derecho para entrar a boxees y, cuando estaba entrando, poco a poco iba reduciendo marchas hasta llegar a la reglamentaría. Quedaban sólo 20 metros para mi llegada y en eso se me cruzó un participante que salía y tuve que frenar muy bruscamente. Volví a arrancar y me coloqué en mi posición de boxees, todo el equipo estaba trabajando duro y al máximo y gracias a ese esfuerzo tan intenso sólo tarde en repostar y cambiar las ruedas 7 segundos y eso me hizo que saliera con ventaja y no perdiera muchas posiciones. Estaba por la mitad de la carrera y continuaba en la misma posición. A medida que iban dando vueltas me iba acercando cada vez más al tercero y en un cambio de marcha, aceleré y adelanté al tercero en la curva más cerrada del circuito. Quedaban 15 vueltas e iba tercero. Estaba muy bien para ser la primera vez que corría con Ferrari. Me comunicaban que ya estaban otra vez listos para mi llegada a boxees y les comuniqué que a la siguiente vuelta entraría. Así lo hice, entré y esta vez tardé 8 segundos y eso me hizo perder ventaja con el segundo y tener al cuarto más cerca, pero eso no me preocupaba porqué mi motor era mas potente que el de Renault.
Quedaban 5 vueltas y en eso que estaba en la recta final y me comunicaron que al segundo se le había quemado el motor y estaba descalificado, lo que me hizo ponerme en segundo lugar. Quedaban 3 vueltas y estaba a 3 segundos del primero y, como soy muy cabezón, en todas las curvas apuraba al máximo para coger ventaja al primero y esa estrategia me funcionó porque en la última vuelta estaba a 10 metros del primero y sólo quedaba las dos últimas curvas y la recta final para poder adelantar al primero y proclamarme campeón. Estaba cada vez más nervioso y en la recta final estaba en paralelo con el primero y era la lucha para el podio, quedaban 100 metros para la meta y, como mi motor era superior, iba con ventaja y, si seguíamos así, seguro que ganaría yo. Cada vez estaba más cerca de la victoria, sólo quedaban 25 metros y le llevaba milésimas de segundo de ventaja, estaba ya en los últimos metros para la meta y… entró mi madre, me apago la video-consola y me dijo que la cena ya estaba preparada y que fuera inmediatamente que si no se enfriaría.

Albert Cubero
4t ESO A

2 comentaris:

  1. Me gusta este texto porque describe detalladamente como transcurre la carrera para después dar un final inesperado.

    Lluís Isern

    ResponElimina
  2. Estoy de acuerdo con Lluís, al principio te da una idea y la sigues teniendo hasta el final, que es cuando te la destruye.

    Sergi Llop

    ResponElimina