dimarts, 6 d’abril de 2010

NARRACION ROMÁNTICA-


Ella se encontraba en ese bosque, sola, sin un abrigo, sentada en el suelo frío, húmedo. Tenía miedo. No quería casarse con aquel señor. Aún estaba enamorada de aquel chico.
Se hizo oscuro, en el bosque se oían ruidos, ruidos misteriosos, extraños, que no había oído nunca.
Estaba pálida, tenía los labios morados, cogió un cartón y se tapó: aquello la calentaría un poco,
De repente, a lo lejos, vio una luz blanca. Pensando que era su prometido echó a correr. El bosque estaba vacío pero ella chillaba, chillaba para que la oyera alguien. Tropezó con una piedra, aquella luz que la perseguía se acercaba cada vez más hasta estar muy cerca suyo. Entonces fue cuando ella se dio cuenta de que no era su prometido.
Vio el rostro de su amante ya muerto, quería abrazarle pero no podía, él le dijo que le olvidara y que se casara con su prometido, que así tendría la vida que ella se merece.



Cristina Miravall Méndez

3 comentaris:

  1. Cristina!
    Tu texto me ha gustado mucho porque tiene un vocabulario muy rico y la história és muy original. Sabes describir muy bien los sonidos de la noche y el ambiente.

    Clàudia Correcher Rodríguez

    ResponElimina