dissabte, 10 d’abril de 2010

la carta.


Me marchaba dejándolos atrás sin saber que más decir. Habían sido unos meses muy extraños para mi viviendo una aventura con el y su amigo. No se como las cosas habían llegado asta ese extremo pero me cansé de las discusiones y de tener que elegir. Aun seguía enamorada del que mas daño me había hecho y por eso no era capaz de valorar el cariño de su amigo.
Esa mañana había encontrado un sobre rojo en mi bolso. Era una carta que el me había escrito diciéndome que aun me quería, pero yo ya no me creía nada de eso.
Fui hablar con los dos no sabia que decirles pero quería acabar con eso lo antes posible. Aparte de hacerme daño a mi misma estaba rompiendo una amistad.
Lo tuve claro cuando los tuve delante. Le devolví la carta y me despedí de los dos.
Me quería alejar de ellos y así lo hice. La carta de ese sobre rojo había aclarado mis sentimientos, estaba enamorada, pero sabía que me volvería hacer daño. Nos habíamos querido mucho pero ya no había nada más que hacer. Mantener una relación con su mejor amigo no había ayudado nada. Ellos discutían y me hacían elegir entre los dos yo no era capaz de soportar esa presión y decidí seguir sola.
Esa noche no pare de pensar en el sobre rojo en lo que ponía en esa carta. Yo le quería a el pero su amigo me había puesto entre la espada i la pared y sabia que así los perdería a los dos…
Estaba harta de esconderme y huir de los problemas sentía ganas de decir lo que de verdad quería pero n me atrevía el miedo no me dejaba. Ya me habían hecho daño una vez y no podía volver a pasar por eso. De nada había servido que fuera hablar con ellos. No había dicho la verdad, ellos seguían enfadados y lo peor es que los había perdido a los dos. Sabía que tenía que volver y esta vez decir la verdad.
Pasaron los días me sentí preparada esta vez no hablaría con los dos, solo con el.
Estuvimos hablando y le dije lo que sentía. Que aun no lo había olvidado y que lo que había vivido con su amigo había sido para intentar olvidarle.
El me dijo que un me quería pero necesitaba un tiempo para asimilar lo que había pasado, se le había hecho difícil, pero estaba seguro de que quería volver a estar conmigo.


Marta Martín.

1 comentari:

  1. Marta: no has hecho ni caso de mis correcciones. hay miles de faltas.BC

    ResponElimina