dilluns, 12 d’abril de 2010

TEXTO REALISTA.


Era una de esas mañanas en las que preferirías quedarte en casa, pero de algo tenía que vivir así que decidí conservar el empleo unos días más y me fui a la oficina en la que trabajaba. Subiendo por la rambla, entre tanta gente me fijé en una chica que me llamó la atención: rubia, con una melena que llevaba suelta y que le llegaba a la altura de los pechos, en los que también me fijé: eran grandes y podía casi apreciar su forma completamente por el gran escote que los cubría a medias. Tenía la piel morena, con una sonrisa radiante y unos labios rojos perfectos. Me miró fijamente, pasó a unos pocos metros de mí y me pude fijar en sus ojos: azules oscuros, un color que me encantaba y combinaba a la perfección con su cara y cuerpo, podría decir que casi me enamoré, el único problema fue que, al girarme, mientras estaba embobado mirando esa belleza de mujer, se le acercó un chico, muy alto, elegante y guapo, que la besó, la cogió de la cintura y se la llevó andando hasta que les perdí. Eso era lo que me faltaba para que ese día se convirtiera en un asco de día, así que saqué un cigarrillo, lo encendí y seguí andando a paso moderado hacia el trabajo.

Ot Boquera Guarch

3 comentaris:

  1. me gusta mycho el tema, la idea y el texto en general, me parece un texto original
    Ona Benach

    ResponElimina
  2. Es un texto original, seguro que a mas de uno le ha pasado eso en alguna ocasión. El texto está bien construido y se entiende muy bien.

    ResponElimina
  3. Ot,

    Utilizas un lenguaje coloquial i eso me gusta, también encuentro acertado el final del texto.
    El texto es divertido, ameno i fácil de leer. Me ha gustado mucho.

    Júlia Bergadà.

    ResponElimina