diumenge, 4 d’abril de 2010

REDACCIÓN REALISTA.


Mientras aquella mujer esperaba la llegada del autobús, se recogía el cabello sedoso de un color intensamente oscuro, para que no le cubriera la cara y así mostrar sus ojazos esmeralda y su carita angelical.
Parecía no encontrarse bien ya que su rostro era pálido y resaltaba por el intenso color rojizo de sus labios. Como el autobús se retrasaba, la muchacha se levantó para ver si ya llegaba y con ese movimiento se dejo ver la totalidad de su cuerpo. Sus ojos resaltaban gracias a su vestido naranja y sus zapatos parecían agujerear el suelo.
Después de tanta espera apareció un hombre que me pareció que le dijo hola, en ese instante apareció el autobús y la chica cuando le quiso responder, perdió el equilibrio y el chico se anticipo y le sujeto entre sus brazos, yo al verlo fui corriendo y al llegar, la muchacha en su último respiro, dijo: hola…



Albert Cubero
4t ESO - A

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada